Home > Reseñas de libros > “Melocotón loco” de Megan Maxwell

“Melocotón loco” de Megan Maxwell

Melocotón-loco-RomanticamenteTítulo: “Melocotón loco”
Autor: Megan Maxwell
Categoría: Novela romántica 
Editorial:  Esencia-Planeta
Año de edición: 2014

Sinopsis:

Ana y Nekane regentan un estudio de fotografía en el casco antiguo de Madrid. Un día se declara un incendio en su edificio y, aunque están acostumbradas a trabajar con modelos de lo más glamurosos, no pueden dejar de sorprenderse ante aquellos valerosos «machomanes» vestidos de azul que no se preocupan porque su pelo se enc respe ni sus manos se ensucien. Cuando el objetivo de la cámara de Ana se centra en Rodrigo, su corazón le indica que ya nada volverá a ser igual. Él se da cuenta de la forma embobada en que lo está mirando y, a pesar de que no le gusta, inician una extraña amistad. Todo se complica cuando Ana descubre que está embarazada y Nekane la anima a que cumpla su fantasía sexual con el bombero antes de que la barriga, las estrías y los vómitos matinales se manifiesten y lo espanten. Pero una mentira de Ana a sus padres ocasionará un sinfín de enredos y situaciones alucinantes que a Rodrigo lo dejarán sin habla.

He de reconocer que en un principio me echó un poco para atrás la novela al leer la sinopsis. No me atraía que la protagonista estuviera embarazada y que quisiera liarse el mundo por montera saciando sus instintos libidinosos con un bombero… No obstante, la naturalidad con la que está tratado el tema y sobre todo, la intensidad de los sentimientos de la protagonista hicieron que los prejuicios infundados que tenía desaparecieran y no pudiera dejar de leer el libro hasta terminarlo.

Bueno, fondo blanco y colores rojo y negro. La portada me tenía ganada ya desde un principio. También es cierto que no entendía qué tenía que ver el nombre de la novela con la portada. Ahora, una vez terminada la lectura, todo encaja.

Ana es una mujer independiente, moderna y actual que tiene mucho sentido del humor y las cosas muy claras. Después de tener un doloroso desengaño amoroso, sus relaciones con los hombres no pasan de esporádicas.  Hasta que un incendio en su edificio propicia el encuentro con Rodrigo, uno de los bomberos que acuden a sofocar el fuego, y surge un flechazo en toda regla. Rodrigo es un hombre sexy, atractivo y encantador. Sabe el efecto que causa en las mujeres y no desaprovecha ninguna oportunidad. Para desgracia de Ana, en este caso, la oportunidad es la modelo que comparte piso con ella y con Nekane, su compañera de trabajo y amiga. La relación entre Rodrigo y Ana se va fraguando entre enredos y malentendidos y va calando al lector a base del sufrimiento de la protagonista y las ganas de estrangular al bombero. Y es que eso de amar y no ser correspondido es muy duro… Y si además, le sumas ser la confidente de los sentimientos y escarceos del que te roba el sueño, pues más. En algunos momentos he tenido ganas de gritarle “¡Pero vamos hombre! ¿Estás ciego o qué?” Lo dicho, qué manera de sufrir con la pobre Ana, que para más inri se queda embarazada de un suizo tras una noche de pasión. Angustiada por su situación personal y convencida por Nekane, decide seducir a Rodrigo y “darse un homenaje” antes de que que los estragos del embarazo empiecen a hacer mella en ella. Y a Rodrigo, que no le amarga un dulce, pues nada, a dejarse querer. A partir de aquí, los compromisos en los que se ve inmerso Rodrigo con la familia de Ana complicarán y, por extraño que parezca, propiciarán que Rodrigo empiece a ver a Ana con otros ojos. Aunque quizá un poco tarde…

Ni qué decir tiene que alabo la capacidad de Megan para crear los personajes. No solo los principales, que saben perfectamente conectar con el lector y te puedes identificar en algún momento con ellos. Si no también los secundarios. Historias y vivencias paralelas que acompañan la trama principal y la enriquecen. Como es el caso de la encantadora Encarna, vecina culpable del incendio o Lucy la hermana de Ana, Ursula la madre de Rodrigo, los hermanos de este…Todos en general. Pero personalmente, el personaje de Ana me ha gustado de forma especial, quizá por lo que he dicho antes, me he identificado con ella (mi marido y yo fuimos amigos cinco años antes de ser pareja, no es que él sea bombero y yo estuviera embaraza XD). Pero volviendo al tema, a Rodrigo lo habría hecho “pasar por el aro” mucho más… (soy así de mala) y eso que a Ana le recriminaría algunas actuaciones y su cabezonería, aunque todo se deba a su miedo a volver a sufrir.

Escrita como Megan Maxwell sabe, atrapándote desde la primera página, moviéndose por impulsos que incitan al lector y giros en la trama que te sorprenden y divierten a partes iguales. Los acontecimientos se suceden bajo un ritmo trepidante que impide que dejes la lectura, la amenizan y enriquecen.

Desde “Sorpréndeme” no había vuelto a leer a esta autora, como todo, han habido libros que me han gustado más que otros, de echo no es que leyera todos los anteriores es que los devoré. Ahora espero con ansias la tercera parte de las “Guerreras Maxwell” y comenzaré pronto “Adivina quien soy”.

Y si después de todo lo dicho no estáis muy decididos, ahí va el booktrailer.

Un comentario

  1. Hola Tessa!! A mi tampoco me llamaba mucho este libro, pero después de leer tu reseña me lo voy a replantear y le echaré un ojo. Al menos puedo alegrarme la vista con el bombero!!!
    Muy buena reseña como siempre.
    Un beso

Comentarios:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: