Home > Reseñas de libros > “Princesa” de Patricia Sutherland

“Princesa” de Patricia Sutherland

Princesa de patricia Sutherland

Autor: Patricia Sutherland
Título: Princesa
Serie: Moteros 1
Editorial: Jera Romance
Año de edición: 2011

Sinopsis:

Ganadora del Premio Pasión por la Novela Romántica 2012.
¿Podrías enamorarte de un hombre que es once años más joven que tú? Y si con ello le rompieras el corazón a tu hermana y supieras que tu familia nunca te lo perdonaría…
Theresa Tess Gibb es una inglesa culta e independiente que vive en Estados Unidos desde hace quince años. La editorial para la que trabaja en Boston, acaba de nombrarla editora jefe de una nueva colección de la que se hará cargo tan pronto regrese de Londres, de visitar a los suyos.
Pero lo que prometía ser poco más que unas cortas vacaciones en familia, se convierte en un viaje que transformará completamente su vida cuando recuerdos del pasado se entremezclan con la familiaridad del entorno, y Tess se da cuenta que lleva años echándolo en falta.
Todo continúa igual que en sus recuerdos, entrañable y a la vez, irremediablemente pasado: su familia, su casa, su barrio, su hermana -eternamente enamorada del vecino de al lado-…
Todo excepto él, Dakota, el vecino de al lado, un anti-héroe por el que Tess se siente inexplicablemente atraída a pesar de ser el amor platónico de su hermana…
Y de ser once años mayor que él.
Princesa, una historia sobre el amor y la diferencia de edad.

MI SINOPSIS:

Tess Gibb es una inglesa de 36 años, que tiempo atrás decidió cruzar el charco y abandonar su Londres natal para vivir en Boston. Su día a día transcurre entre el trabajo y su casa, con muy poca vida social, a no ser que su amigo Terry la anime a salir. Es una persona metódica, culta, seria, comprometida con su trabajo, discreta, que no se deja llevar nunca, que todo lo tiene bajo control y que en el fondo lo que anhela es sentirse deseada y amada.

Cuando ascienden a Tess como editora de una nueva colección de libros, viaja a Londres para celebrarlo con su família. Allí descubre que todo sigue igual que cuando se fue: su família, su casa… y su hermana Abby que está loca por el vecino de enfrente, Dakota que es todo lo contrario a Tess. Tiene 24 años, el pelo larguísimo, viste de negro con tachuelas, es impertinente, impulsivo, carente de buenos modales, irreflexivo, parece que todo se lo toma a broma, bebe en exceso, se mete en problemas y lo único que parece tomarse enserio es a su Harley­ Davidson a la que llama Princesa.

Y por último Abby, la hermana menor de Tess, que está totalmente obsesionada con Dakota y del que sabe todos sus movimientos: a qué hora llega, a qué hora se va, procura encontrarse con él y no de forma accidental… Y así lleva 15 años, obviando por completo que él no le hace el menor caso.

Pero en esa vuelta al hogar de Tess, Dakota se siente atraído por ella e intenta por todos los medios llamar su atención, con bromas y comentarios picajosos, a los que ella hace oídos sordos hasta que un día, decide jugar al mismo juego.

MI OPINIÓN:

El libro empieza dejándonos un sabor agridulce. Nos cuenta los recuerdos de la relación de Tess con Dakota y nos sitúa en el momento en que ha habido una ruptura. No se nos puede enganchar de mejor forma. En este momento volvemos un año atrás cuando Tess viaja a su casa y se encuentra con Dakota, por el que sorprendentemente se siente atraída.

Las primeras charlas entre nuestros protagonistas, cada uno en su jardín, te hacen esbozar una sonrisa, parece que juegan a a ver quién se queda con la última palabra. Y así, con sutiles detalles descritos por la autora, consigues ver cómo la atracción va creciendo entre ellos. Tess vuelve a Boston y mantiene una ajetreada vida laboral que apenas le da descanso, pero cuando llega a casa se pregunta si eso es realmente vivir. Hasta que Dakota la sorprende con un mensaje que captará su atención, y a partir de aquí, la vida de Tess tomará un nuevo sentido y comenzará una relación a distancia en la que descubrirmos a dos personas que, sin hablar de cosas importantes, se dicen mucho.

Dakota no se muestra como los demás hombres que ha conocido Tess, va a por lo que quiere, es directo y sincero. Pero son tan diferentes y no solo en el aspecto físico, si no en su forma de actuar y pensar, que a veces parece imposible que puedan sentirse atraídos el uno por el otro, si no fuera por la descripción de los gestos de Tess cuando recibe un mensaje.

“…Finalmente, y a pesar de que jamás lo reconocería aunque ello le costara morir quemada en una pira, su boca se torció en una leve, casi imperceptible, mueca de sonrisa”.

Un día un problema familiar en casa de Dakota, hace que todo cambie para él, y tenga que responsabilizarse de muchas cosas a parte de su adorada moto Princesa. Tan ocupado está, que no tiene ni tiempo de chatear ni mandar mails a Tess. Y como no quiere su compasión no le cuenta nada.

Así que es en este momento cuando la autora nos va introduciendo en la desazón de Tess por no tener noticias y creer que Dakota perdió el interés, debido a su juventud. Esas charlas que tiene Tess con ella misma, me hicieron sonreír porque intenta autoconvencerse de que no siente nada solo para protegerse.

El libro está lleno de momentos románticos que te cortan la respiración y no solo por lo que dicen sino por lo que no se dicen. La autora consigue que estés en vilo, y que lo vivas como si estuvieras viendo una película en el cine. Sin duda una de las que más me gustaron es la que se produce en la cafetería, a su regreso a Londres para las vacaciones de Navidad, después de estar meses sin saber de él. Hay tal tensión en el ambiente entre los protagonistas, que te abstraes de lo que pasa a tu alrededor y a su alrededor, solo están ellos dos.

“(…)Dakota tomó una mano femenina y la apoyó en su pecho.

(…)Tess pestañeó varias veces intentando aclarar la vista que en un instante se había vuelto brillante. Sentía el aire tibio de la respiración de Dakota sobre su frente. Cerca, muy cerca. Él se había agachado, había bajado la cabeza para adaptarse a su altura. Como si se preparara para decirle algo al oído. O para besarla. Instintivamente, Tess se humedeció los labios. ¿Lo sientes?­preguntó él, en un murmullo suave­ ¿Te parece un juego?

(…)Tess cerró los ojos y exhaló un suspiro triste. Por supuesto que lo sentía.

(…)Dios, se moría por oírla admitir lo que él la hacía sentir… Sus ojos claros estaban brillantes cuando enfocaron en los suyos. No estoy preparada para esto, Scott­ murmuró Tess.”

Pero Dakota o Scott, que así se llama realmente, no se da por vencido. A partir de aquí, el libro me tuvo en una incertidumbre, que solo conseguía aplacar, leyendo sus páginas sin descanso. Y así estuve hasta el final.

La sucesión de escenas románticas y sorpresas que nos da Dakota no tienen fin. Creo que es el único personaje, de entre los protagonistas de otros libros que he leído, que lucha por lo que quiere y no se engaña a sí mismo, va a por ello a pesar de todo lo que tiene en contra, incluida la propia Tess. Dakota sufre un profundo cambio a lo largo de la historia, y a pesar de no perder su tono irónico, demuestra responsabilidad, madurez y la capacidad de valorar las cosas en su justa medida, sin darle a las cosas materiales más importancia de la que tienen.

Al llegar el temido momento en que Abby se entera de la relación existente entre su hermana y Dakota, se producen los momentos más duros en cuanto al autodescubrimiento de los protagonistas. Salen a la luz pensamientos que habían quedado enterrados, que en ese punto de inflexión de la historia, no hacen más que sacar a su verdadero yo.

Es una lectura que no podéis dejar escapar si os gustan los personajes valientes que luchan por lo que quieren y si creéis de verdad que EL AMOR NO TIENE EDAD.

MysticnoxMysticnox

3 comentarios

  1. Princesa es uno de esos libros que te vienen recomendados por una persona afín a tus gustos (gracias María) pero que por unas cosas y otras lo vas dejando hasta que te dicen de nuevo: ¡¿De verdad que aún no lo has leído?!
    Es entonces cuando dices: “bueno, voy a por él a ver qué me depara”. El resultado, te sientes tonta por no haberlo leído antes.
    Me ha encantado la historia de Tess y Dakota (pese a que me costó mucho imaginarme a Dakota porque no es el típico protagonista que me viene a la mente) pero una vez le busqué cara y lo conocí a través de los ojos de Tess no pude dejar de caer en sus redes. Es una historia preciosa, de esas que me gustan a mí porque te hace sonreír, te pone el corazón en un puño y hace que no puedas parar de leer.
    Es evidente que a mi querida Mysticnox le ha pasado lo mismo (¡Te lo dije! jajaja) y así lo demuestra su estupenda reseña.

  2. Comenté en tu entrada anterior, la del protagonista de la semana, que había decidido estrenarme con su autora con otra de sus series, Sinfonías. Fiel a mi palabra, la cumpliré, jajaja ! Pero me has picado mucho la curiosidad sobre esta relación tan explosiva, parece que todo les conduce a que no puedan ser dos almas gemelas !
    Se nota que te ha enganchado. Me alegro muchísimo !
    Besitos !

  3. Bueno, bueno, pues me pica muchísimo la curiosidad!!!!! Apuntada!

Comentarios:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: