Home > Reseñas de libros > “Baila para mí” de Patricia Marín

“Baila para mí” de Patricia Marín

Título: Baila para mí
Autora: Patricia Marín
Editorial: Phoebe
Año de edición: 2016

Sinopsis:

Evangeline es una prometedora bailarina que, en su búsqueda de la perfección, ha dejado de lado todo lo que no tenga que ver con el estricto mundo del ballet. Pero cuando surge la posibilidad de conseguir un papel que anhela por encima de todo, el miedo al fracaso aflora y su forma de bailar se resiente…

Y entonces Tom, un joven de pasado oscuro, irrumpe como un torrente en la vida de Evangeline. Entre salones de baile, aulas de ensayo y clubs nocturnos, Tom la guiará hacia territorios inexplorados de pasión y libertad, buscando encender el fuego que necesita una artista para conmover al mundo. Y ella se dejará llevar, por primera vez en su vida, sin saber que le deparará el final de esta embriagadora aventura…

«Patricia Marín logra con esta novela enamorarte con sus personajes, seducirte con su historia y disfrutar de la parte más dura del ballet. Y todo ello… regado con compases de grandes genios de la música como Tchaykovsky. Inolvidable Evangeline. Inolvidable Tom». Loli Díaz, RománTica’S Magazine

MI SINOPSIS:

Evangeline Holmes es una joven de buena posición social cuyo objetivo en la vida es triunfar como bailarina de ballet clásico, al igual que hizo su abuela. A ello se dedica en cuerpo y alma, casi las 24 horas del día. Sin embargo, a pesar de tener una técnica y ejecución maravillosas, le falta mostrar pasión y entrega, cualidades necesarias para ser una primera bailarina y dejar de formar parte del cuerpo de baile. Cuando conoce a Tom, se siente atraída por él y piensa que quizá sea el hombre que le enseñe a dejarse llevar por la pasión y a ser capaz de transmitir todos esos sentimientos mientras baila.
Para Tom, Evangeline es una joven sin experiencia que precisa de una mano experta que la guíe y la enseñe a vivir la pasión y a confiar.
Para ambos es una relación sin compromisos personales pero, ¿se puede entregar a alguien el cuerpo y el alma sin entregar también el corazón?

MI OPINIÓN:

Evangeline es una joven bailarina de la compañía de ballet de Crownfield. Proviene de una familia de la alta sociedad inglesa, a sus padres no les agrada que se dedique al ballet, concretamente a su madre Flaviana que se pasa el tiempo reprochándole su entrega a la danza y buscándole un marido apropiado para ella. Debido a la presión social y familiar, nuestra protagonista jamás muestra sus emociones. Es callada, educada, nunca discute porque no quiere molestar a nadie, nunca se deja llevar y es muy disciplinada. Al dedicarse profesionalmente al mundo del ballet, no ha conocido el amor ni la pasión porque emplea todo su tiempo y esfuerzo en ser una gran bailarina como lo fue su abuela. Pero el baile es técnica, disciplina pero también sentimiento, pasión y eso es lo que le falta a Eva.

Tom es el polo opuesto de nuestra protagonista. Es un joven escocés que se rige por su instinto, actúa conforme a sus deseos, no se calla nada de lo que piensa y emana sexualidad por todos los poros de su piel. Siempre hace lo que quiere, es descarado en su forma de hablar y aunque al principio choca (a mí me sacó alguna sonrisa), a medida que avanza el libro comprendes que su lenguaje lo único que hace es remover el interior de Eva y hacer que poco a poco despierte a la vida.

Un día, en una fiesta en casa de los Holmes, Eva conoce de casualidad a Tom y se queda sin palabras al descubrir lo atractivo que es.

“… Se le desbocó el pulso y se sonrojó, sintiendo cómo el calor le inundaba toda la cara. Cerró la boca cuando se dio cuenta de que la tenía abierta y parpadeó, creyendo que se encontraba en un sueño muy real.
El impresionate escocés que ocupaba toda la puerta parecía salido del retrato de un auténtico príncipe de las Highlands.”

Días más tarde, después de una jornada agotadora en la compañía de baile, Evangeline se dirige a la casa que su abuela le dejó en herencia, para allí continuar ensayando y prepararse para acceder a las pruebas de primera bailarina, su sueño. Con lo que no contaba, era con encontrarse con Tom, que es el jardinero de la vecina.
Éste consigue que su amiga (jefa en ese momento) invite un día a Evangeline a cenar para así poder conocerla y charlar con ella.
Ese encuentro no puede resultar más desagradable para nuestra bailarina por los comentarios desafortunados que Tom hace acerca de la danza. Sin embargo, ejerce sobre ella un magnetismo difícil de ignorar que remueve su interior y la impulsa hacia él, hacia el calor que emana. Igual que le pasa a nuestro jardinero, que se dedica a medio reírse de ella para lograr que se deje llevar y salgan a flote esas emociones que contiene. Pero ella es una joven a la que no han educado para rendirse a una atracción física, así que siempre utiliza su lado lógico (y británico añadiría yo) y huye de Tom.

Hasta que un día de lluvia cuando el cerrojo de una ventana se rompe y Tom se ofrece a arreglarlo, inician una discusión que acaba en un beso.

“Había esperado de él un beso tosco para aprovecharse de su inexperiencia y vulnerabilidad, pero no lo fue en absoluto.
Fue extraordinario.”

Sin embargo la situación nuevamente no acaba bien, y por los comentarios fuera de lugar de Tom, éste se gana una bofetada.

Días más tarde cuando acude con su amiga Natalia al club Victoria, vuelve a encontrarse con Tom que decide acompañarla a casa para que no vaya sola, puesto que ha bebido un poco. Nuestro protagonista vuelve a besarla y esta vez ella accede, se entrega a ese beso y a la pasión que le despierta. A pesar de eso, Tom demuestra que es un caballero y no llega más allá, debido a los efluvios etílicos bajo los que se encuentra la bailarina.

Al día siguiente, Evangeline vuelve a su rutina diaria ansiando ser Galatea en Metamorfosis, dejándose la piel en horas y horas de ensayo con el director Zakharov, que no hace más que decirle que no es capaz de mostrar ninguna emoción y que no tiene alma. No obstante, es apoyada por su compañero de baile Gabriel, que siempre tiene una palabra de ánimo para ella. Esos comentarios del director de la obra, sobre su forma de bailar, le hacen pensar en Tom y cuando se encuentran, se derrumba. Él, queriendo ser el hombre que ella necesita, la reconforta y consuela. A partir de aquí se inicia su relación, en principio solo íntima, en la que Evangeline se rendirá a la pasión y aprenderá a dejarse llevar.

Durante toda la novela, se nos describe con precisión el mundo del ballet, haciéndonos ver el gran esfuerzo y sacrificio de sus bailarines, un mundo totalmente desconocido para mí y agradezco el glosario que se incluye al principio del libro. No me ha pasado desapercibida la intencionalidad de la autora cuando elige la obra de Metamorfosis y compara la historia de Galatea, una escultura que cobra vida a manos de Pigmalión, con la de Evangeline y Tom.

Esta historia destila erotismo ya desde el primer encuentro entre sus protagonistas. Las escenas eróticas están narradas con gran elegancia y con una fuerza e intensidad típicas de su autora, que te atrapan sin remedio. En este tema, Patricia Marín nos recuerda algo que se nos pasa a veces desapercibido y que se refleja en Tom. Las mujeres necesitan en ciertos momentos el estímulo auditivo, es decir, esas palabras que hacen volar la imaginación y de las que Tom, sabe hacer muy buen uso.

Los personajes no evolucionan al mismo ritmo. Nuestro jardinero sorprende con su auto-control y pensando siempre más en Eva que en él mismo. Quiere mostrarse más duro de lo que es y a medida que se entrega más a ella, le es cada vez más difícil ocultar sus sentimientos. Mientras que ella, acostumbrada a negárselo todo a sí misma, tarda más en darse cuenta de lo que alberga su corazón.

Hay muchos secundarios en este libro y cada uno aporta algo a esta historia, sin embargo me quedo con la hermana de Evangeline, Valeria y su marido Conrad, que apoyan a nuestra protagonista y le ayudan a comprender que hay muchas formas de demostrar amor. También llama mi atención, Cosntantine, el mentor y amigo de Tom. Un hombre con gran carisma, que destila poder y dominio y que seguro tiene mucho que ofrecer (eso le pido a la autora desde aquí).

Sin duda una lectura que recomiendo a las personas que no se quedan con lo que aflora en la superficie de la trama y que tampoco se dejan llevar por etiquetas que no corresponden.

Baila para mí es una historia donde el sexo lleva a nuestros protagonistas a la entrega absoluta y les libera de sus propias cadenas, consiguiendo un amor intenso y profundo basado en la confianza, donde los dos bailan al mismo compás.

MysticnoxMysticnox

3 comentarios

  1. Me gustó mucho tu reseña. Hace tiempo que estaba pensando en leerla y ahora me decidí.
    ¡Un abrazo y gracias!

  2. Maribel (Vanedis)

    Vaya, por lo que leo, estamos ante la historia de un Escocés y una Sasenach, jajaja !! Y menudo carácter tiene que tener Tom para que te haya sorprendido….Sabes que con este libro estoy que si, que no…y los motivos por los que dudo, ya que al no ser de un género que me apasione, no sé si sabría apreciarlo como se merece.
    De momento tengo lecturas pendientes asi que lo anoto en mi lista de posibles.
    Besitos !

  3. Hola! 🙂
    Este libro me gustó mucho la verdad que no sabía con que me iba a encontrar y quedé encantada de la vida de haber conocido a Patricia y esta historia, Tom es tremendo en todos los sentidos, jeje se hace querer a pesar de ser tan bruto/directo/sincero.

    Besinos

Comentarios:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: