Home > Reseñas de libros > “Devoción (Mi hombre 4)” de Jodie Ellen Malpas

“Devoción (Mi hombre 4)” de Jodie Ellen Malpas


Título: Devoción (Mi hombre 4)
Autora: Jodi Ellen Malpas
Editorial: Editorial Planeta
Año de edición: 2018

Sinopsis:

La vida le sonríe a Jesse Ward. Sigue teniendo su carisma, está estupendo y aún funde a su mujer de deseo con una sola mirada. Tiene el control absoluto, que es lo que le gusta.
Pero el perfecto mundo de Jesse se rompe en mil pedazos cuando Ava sufre un terrible accidente que la deja en coma.
Desesperado y enfadado, siente que la vida se le escapa de las manos, no puede sobrevivir sin el amor de su mujer. Cuando Ava empieza a recuperarse cree que por fin todo volverá a ser como antes, pero la pesadilla no ha hecho más que empezar. Ava no puede recordar nada de los últimos dieciséis años de su vida, todo el tiempo que han pasado juntos, así que ahora es un extraño para ella. Jesse deberá hacer todo lo que esté en sus manos para que ella recupere su memoria y conseguir que se enamore perdidamente de él de nuevo.
Si estás destinada a una persona, no importa cuántas trabas te ponga el destino porque volverás a ella.

MI OPINIÓN:

Decir que Jesse Ward ha sido mi debilidad des de que cayó en mis manos, no sonará extraño a las que me conocéis un poco. Es algo que no se puede evitar y que permanecerá ahí para siempre. Lo cierto es que lo leí hace mucho tiempo y aunque creí que en un relectura que hice este año no lo vería igual, lo cierto es que seguí prendada de su forma de ser tan insoportable, porque esa es la verdad, pero como dije al inicio es mi debilidad lectora. Por ello al saber que se había escrito una nueva entrega de este Mi Hombre en principio arrugué el morro aunque estuviera contenta de saber de él. Mi actitud desconfiada se debe al hecho de que la saga terminó y creo que en tres entregas se culminó la historia de Ava y Jesse, tuvieron un bonito final y fue más que suficiente. No sé si el hecho de que a la autora le cueste deshacerse de este personaje que la catapultó a la fama o si sus fieles seguidoras anglosajonas le pidieron otro libro, es por lo que se ha escrito.

Y ahora viene mi reflexión: me ha gustado porque siempre querré a Jesse pero creo que si esta historia no se hubiera escrito, a pesar de que conozcamos un poco mejor al señor neurótico, no habría pasado nada en absoluto.

En Devoción tenemos al mismo Jesse que queremos y adoramos (las que lo hacemos, claro) y sigue siendo él, la autora sabe perfectamente mantener su esencia a lo largo del libro. No obstante se le plantea un problema, ¿cómo mantener su personalidad, cómo ser él mismo, sin asustar a la mujer que tiene al lado y que no le recuerda?  De eso va este libro, de ser Jesse sin serlo. Porque Jesse se conoce, sabe que con Ava es asfixiante y en el fondo también sabe que no es lo correcto aunque no pueda evitarlo.

Fan art Mysticnox. Fuente: Pinterest.

En esta entrega Ava tiene un accidente de tráfico y pierde la memoria, cuestión que como podéis imaginar, volverá a Jesse totalmente loco y a punto de darle 1000 infartos. Así que el reto que se le plantea es volver a enamorar a su mujer, porque si una vez lo consiguió… Se cuestiona gran parte de su vida, de su forma de ser y actuar.  Debe dejar de ser un poco como es, para recuperar lo que consiguió siendo como era. Lo sé, un trabalenguas y una situación desquiciante para Jesse porque la paciencia no es su fuerte.

Narrado en su mayoría en primera persona en la voz de Jesse, vemos como saca fuerzas de flaqueza para ser la persona que su mujer necesita que sea y cómo a pesar de ser un hombre fuerte, decidido y que nunca se da por vencido, se viene abajo con una situación que le sobrepasa. Ava es su mundo entero y ver que no le recuerda lo sume en la desesperación.

El dolor de Ava al querer recordar y no poder, es desolador. Sin embargo esas sensaciones que tiene cuando está con Jesse, ese sexto sentido que le dice que con él está protegida, de que ha sido feliz… esos instantes le devuelven a Jesse la esperanza perdida. Obviamente al lector también porque se hace duro ver a Jesse con ese sufrimiento. A pesar de que como lectora lo he pasado mal en esos momentos, reconozco que los he disfrutado viendo a un Jesse diferente al que estaba acostumbrada, sin dejar él de ser quien era.

Aunque el ritmo es coherente con la situación que atraviesan, con todo lo que debería suceder para que Ava recupere la memoria, se me ha hecho un poco repetitivo. El volver a enamorarse de Jesse nos hace recordar cosas pasadas en libros anteriores y veo lógico que Jesse le explique cosas del pasado pero a veces he sentido que no se avanzaba nada en la historia y parecía que se alargaba solo para retrasar el final.

En definitiva he encontrado a un Jesse de 50 años que mantiene la misma esencia de los 37. Pero que el pasar por un momento tan difícil como la posibilidad de perder a su mujer, le hace ver las cosas de otra manera y encontrar un equilibrio entre ser un neurótico al que le dan infartos cada vez que se le lleva la contraria y ser un hombre que rebosa amor cada vez que mira a su familia. Esa familia que le quiere y le acepta como es, lo mismo que yo.

Hasta siempre querido Jesse.

MysticnoxMysticnox

5 comentarios

  1. me encantó esta trilogía, así que tengo muchas ganas de leer este libro, buen post Noe

  2. Tengo la sensación de que esta novela no es necesaria pero por otro lado me atrae… y yo me pregunto, ¿cómo será ese Jesse con 50 años?… aunque no se me hubiera ocurrido leerla, puede que tras lo que me cuentas lo haga… me has dejado con la intriga…

    • Querida Carmen, Jesse está con 50 igual que con 37 jajajaaj. Es tremendo como siempre pero para mí este libro es uno más. Sin embargo Jesse siempre permanecerá en mi recuerdo.
      Un beso

  3. Ay querida, el Jesse con 50 años es igual de Jesse que siempre aunque, al ponerlo en esta tesitura, se nos sosiega un poco.
    Muassssss

Comentarios:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: