Home > Reseñas de libros > Nadie muere en Wellington de Carmen Sereno

Nadie muere en Wellington de Carmen Sereno

Sinopsis

«Con él aprendí que el amor no se mide en tiempo, sino en intensidad.» Noviembre de 1999, Londres. Emma lleva una existencia triste y anodina desde la muerte de sus padres, pero cuando la tragedia la golpea de nuevo, decide dar un giro a su vida y empezar de cero en Wellington, la ciudad más feliz del planeta. Allí conoce a David, el misterioso dueño de una pequeña cafetería que la ayudará a instalarse, aunque también esconde muchas cicatrices que lo atormentan. ¿Serán capaces Emma y David de dejar atrás los fantasmas del pasado y concederse una segunda oportunidad?

Mi opinión

La gente suele creer que leer a quien se quiere y admira es sencillo. De un tiempo a esta parte he descubierto que nada más lejos de la realidad. Cada vez que abro un libro me matan las expectativas y en el caso de alguien conocido el miedo también. No escucho a nadie de mi entorno que lo haya leído o esté leyéndolo porque no quiero que me influya y esta novela no ha sido la excepción. Además debo añadir que su lectura me ha ayudado mucho a sobrellevar este momento en el que nos encontramos.

Creo sinceramente que el nivel de Carmen Sereno asciende a medida que publica. Para mí ya fue una grata sorpresa Maldito Síndrome de Estocolmo reseñado aquí, cuando supe que era su primer libro. Su forma de narrar consigue que conecte muy bien con todo lo que ocurre y me sumerja en ello. Me siento abducida por los pensamientos de Emma, la protagonista. Una joven que no ha tenido una vida totalmente plena al quedarse huérfana y vivir con una tía un tanto especial. Esa primera parte que transcurre en el Londres de 1999 es un tanto oscura, sombría, triste, decadente, monótona y centrada en la pérdida de Emma y en la tristeza que ella acarrea, de ahí esa ambientación. Toda esa situación es un reflejo de sus propias emociones. Así que cuando se le brinda la oportunidad de cambiar, alza el vuelo dejando atrás un lugar en el que no ha sido feliz.

Al llegar a Wellington todo cambia. Un paisaje lleno de luz y color se abre ante sus ojos. Un reflejo de como ella misma se siente ante la nueva vida que le espera. Entrará en la cafetería de David persiguiendo el olor de los bagels y acabará trabajando para él. Dos personas en principio muy diferentes que sin embargo tienen muchas cosas en común.

Todo en esta novela se puede «palpar» por lo menos yo lo he sentido así; el ambiente irrespirable de Londres, el propio de la ciudad y el emocional que soporta Emma en su interior. La idea de la muerte o la pérdida está muy presente en la novela y que Emma viaje a un lugar conocido por su baja tasa de mortalidad indica que no puede con tanta oscuridad como la rodea. Es un cambio de clima brutal, tanto como el que ella experimentará en su interior.

Las reflexiones al inicio de cada capítulo de Emma, son una característica de su autora. No hay nada puesto al azar, todo tiene su sentido y por eso logra con facilidad que las emociones tanto de los protagonistas como las del lector vayan de la mano. Se habla de la vida con una gran dosis de realidad pero de una forma muy poética, con frases llenas de reflexiones cotidianas repletas de metáforas.

«No puedes esconder el humo si ya has encendido el fuego»

Es un libro de mucho sentimiento, de segundas oportunidades, de creer en uno mismo, de redimirse de una forma pausada. Viajamos llevados de la mano de su autora sin caer en sentimentalismos baratos ni en ñoñerías, sino presentando a una protagonista que consigue salvarse a sí misma y ayudar a David en su camino. Porque David necesita que le tiendan una mano.

El ritmo de la narración es el adecuado al tempo que maneja la historia. El personaje de David es complejo. Es un hombre hérmetico, serio, tiene un trato afable, es amable y generoso pero siempre marca las distancias y se intuye que carga con algo doloroso. Su carácter es fruto de sus vivencias pero se ha encerrado en sí mismo hasta el punto de que no sabe dar marcha atrás. Sin embargo Emma es empática, tiene un carácter reflexivo, no juzga a la gente… Su forma de ser también va acorde con sus vivencias, no con su edad. Tiene fuerza vital, resistencia a los contratiempos y un fuerte optimismo que hace que no se deje vencer por el desánimo.

Ambos son personas dañadas que se enfrentan al dolor de diferente manera. Una con un espíritu abierto a que le pasen cosas buenas puesto que ya venía de una vida triste y anodina. Y la otra sin embargo se cierra a todo y a todos porque cree que no se merece nada bueno. Se nota en el ambiente la atracción que surge entre ellos. Es una tensión que va in crescendo pero que sufrirá de mucho altibajo porque el momento emocional de David no es el adecuado. Mantendrá una gran lucha interior porque cree sinceramente que Emma merece algo mucho mejor. Esas escenas se caracterizan por la emoción contenida y la química que desprenden, justo la adecuada a cada momento compartido.

La cultura maorí se entremezcla con la trama pasando a ser un personaje más de esta historia de la mano de Kauri, ese maravilloso hombre que es el perfecto contrapunto de los protagonistas y que aporta esa visión sencilla y natural de la vida que caracteriza a los maoríes y cómo no, grandes dosis de buen humor.

No puedo más que recomendárosla encarecidamente. No solo por lo bien escrita que está, sino por una trama que te hace vibrar de emoción y hace que el corazón te estalle dentro del pecho. En Nadie muere en Wellington se respira una historia dulce, caliente y que hay que saborear despacio, como los bagels que hace David.

Mysticnox

6 comentarios

  1. Ya lo tengo apuntado para leer, ya mismo espero poder leerlo y con muchas ganas. Tiene muy buena pinta, buen post y besos

  2. Yo también quiero leerlo aunque tengo si bilogía anterior en casa sin leer y eso me hace dudar. Confieso que he pasado por encima del texto porque no quiero saber de qué va. Me vale con saber que te ha gustado y que lo recomiendas

    • Esta novela no tiene nada que ver con la anterior, Carmen y sin duda deberías darle una oportunidad.

      Un abrazo

  3. MARAVILLOSA reseña, no puedo decir otra cosa. Una MARAVILLOSA reseña de un libro ,que para mi, también ha sido maravilloso.
    Estoy muy de acuerdo con eso de que valorar el libro de una persona muy querida y admirada es complicado .
    Es una delicia de historia

  4. Preciosa reseña, de principio a fin. No puedo estar más de acuerdo con todos tus sentires. Y comparto lo que comentas, valorar a alguien que quieres no es nada fácil y el temor a que no te guste es mucho mayor, así que enhorabuena por partida doble por tu honestidad.

Comentarios:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: