Home > Reseñas de libros > “Alma en sumisión” de David López Rodríguez

“Alma en sumisión” de David López Rodríguez

Alma-en-sumisión-RomanticamenteTítulo: Alma en sumisión
Autor: David López Rodríguez
Categoría: Novela Romántica/erótica. 
Editorial: Seleer
Año de edición: 2013

Sinopsis:

Son muchas las historias en donde la sumisión el papel lo tiene la mujer, cuando en realidad hay mas oferta de sumisos del género masculino. El mundo FEMDOM, el FETICHISMO… Es un universo aun por explorar, por dar a conocer… Pese a la gran práctica que tiene en España, es poca su repercusión debido quizás a que es la mujer la que lleva el papel de dominante y aun nuestra sociedad tiene un machismo latente. En esta novela, la mujer es la que manda, la que paga, la que lleva la iniciativa. Aunque el protagonista es el hombre, descubrimos una mujer al mismo nivel o incluso superior al hombre, así como la parte más sentimental del género masculino, que no por ello los hace menos hombres, pero quizás sí más humanos. Sebastián conoce a Alma, una mujer bastante exitosa que se enamora de él. La iniciativa en la relación la lleva ella, que consigue con su tenacidad salir con él. El reto de Alma, es adentrar a Sebastián en sus prácticas FEMDOM de las que él se muestra algo reticente. Ingrid, otra Ama, disputará a Alma la dominación sobre Sebastián con todas sus artimañas, a las que él intentará no sucumbir.

Primero que nada, gracias David, muchísimas gracias por ofrecerme tu obra y darme la posibilidad de reseñarla en Románticamente. Me has facilitado una visión totalmente distinta, en todos los sentidos, del mundo del FEMDOM y del BDSM, me has dado una perspectiva que no había leído hasta ahora. El hecho de que el autor sea un hombre, que el sumiso sea él y que se aleje del prototipo de protagonista masculino al que estamos acostumbrados en la novela erótica, bueno y romántica, me creó mucha expectación. Desde luego esta novela no se puede tachar de machista en ninguno de los casos, como suele ocurrir con algunas trilogías famosas en las que mucha gente ha puesto el grito en el cielo… Aquí es la mujer la dominante y el hombre el sumiso.

Sebastián conoce a Alma cuando ella compra su casa. Con 35 años, sin trabajo, ni dinero, la única salida que encuentra es vender y trasladarse a la de sus padres. Desde el primer momento en que lo ve, ella queda prendada de ese grandullón, tímido y con cara de bonachón en el que no se atisba ni una pizca de maldad. Él por su parte no puede obviar el atractivo evidente de Alma, una mujer adinerada, segura de sí misma y preciosa que se empeña en quedar con él cada vez que se encuentran “casualmente” o por iniciativa de Alma. Y es que para nadie pasa desapercibido el lado de sumisión que, a primera vista, ofrece Sebastián y menos para Alma. En medio de este encaprichamiento surgen sentimientos entre ambos y una bonita historia de amor, en la que ambos deberán ceder por el bien de su relación, aunque el resultado no les haga felices. En medio de todo esto Sebastián es el caramelo que todos los niños se rifan a las puertas de un colegio en el mundo de las Dóminas. Parece que lleva escrito en la frente “soy el sumiso que andáis buscando venid a por mí”. Se ve envuelto en situaciones la mar de singulares y bastante desagradables para él.

Una vez dicho esto, el autor hace hincapié en que Sebastián tenga pensamientos “típicamente masculinos” y es que corre peligro de parecer demasiado sensible y falto de carácter al estar tan patente a lo largo de la novela su lado femenino y su continua falta de autoestima. De Alma conocemos poco. Es posesiva, controladora y claro, como no, dominante. Realmente los personajes están muy bien conseguidos. Desarrollan los roles que quiere que pensemos, aunque el de Sebastián no esté claro del todo. Ha habido momentos que me he desesperado con sus reacciones y otros que daban ganas de achucharlo cual osito de peluche. El sentimiento respecto a Alma ha sido de distanciamiento. Pese a sus declaraciones de amor y la manera de introducir a Sebastián en su mundo (que me ha parecido muy acertada) la he visto muy fría.

Resumiendo: Si queréis leer una novela diferente no os la podéis perder. Además debéis mantener la mente abierta y respetar este tipo de prácticas, aunque resulte difícil empatizar con los protagonistas. Ahora, no esperéis el típico galán del estilo de Grey, Cross, Jesse, Gabe, Jace, Ash, etc. Porque no lo váis a encontrar. Hallaréis un hombre de carne y hueso que no teme expresar sus sentimientos incluso a través de la poesía.

2 comentarios

  1. Agradecido: me ha gustado tu punto de vista.
    Saludos.

  2. Necesito más libros como éste. No sé si puedes recomendarme más libros así. Donde la chica lleve la voz dominante o que el hombre no sea un tipo gray.

Comentarios:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: